Zona de inversionistas
« Atrás

Les llegó la hora a los bonos de carbono

El Espectador, 25 de Octubre de 2015

El objetivo es reducir más de 500 mil toneladas de CO2 en los primeros dos años.

Después de cuatro años de estudios, la Bolsa Mercantil de Colombia administrará el mercado regulado de créditos de carbono, un sistema que a partir del primer trimestre de 2016 quedará implementado.

Colombia produce el 0,37% de las emisiones globales, y es uno de los países que más sufre el cambio climático.

El cambio climático, que se expresa fundamentalmente en el aumento de la temperatura promedio, la modificación de los patrones de precipitación, la elevación del nivel del mar, la reducción de la superficie cubierta por nieves y glaciares, y la modificación de los patrones de los eventos extremos, se está convirtiendo en uno de los grandes desafíos de la humanidad en este siglo.

Un estudio de la Cepal señala que estas transformaciones climáticas, consecuencia, sobre todo, de las emisiones de gases de efecto invernadero de origen antropogénico (derivado de la actividad del hombre), tienen efectos significativos, crecientes y en muchos casos irreversibles en las actividades económicas del planeta.

Para poder combatirlo y crear una conciencia pública sobre los problemas relacionados con este fenómeno, se han firmado tratados como el de Kioto, que establece compromisos vinculantes a los países más avanzados, creando mecanismos de desarrollo limpio (MDL) que permiten a gobiernos de países industrializados y empresas invertir en proyectos de reducción de emisiones en países en vías de desarrollo. De ese modo se crea el mercado regulado de créditos de carbono, un sistema que a partir del primer trimestre del próximo año se implementará en Colombia.

“Las negociaciones comenzarán en el primer trimestre de 2016, con el objetivo de reducir más de 500.000 toneladas de CO2 en los primeros dos años”, dijo Francisco Estupiñán, presidente de la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC), entidad que administrará la plataforma de negociación de bonos de carbono que se originan de proyectos ambientales previamente avalados por entes certificados y que se depositarán en el proveedor de registro internacional, Markit, con sede en Estados Unidos.

“La Bolsa les brindará a las empresas, gremios, entidades públicas y privadas, la posibilidad de seleccionar en un amplio portafolio de proyectos ambientales los bonos de carbono que más se ajustan a sus necesidades. Al negociar en una plataforma electrónica, los compradores estarán en igualdad de condiciones y podrán obtener información veraz y oportuna para tomar sus decisiones y posturas de compra. Por el lado de la oferta, los promotores de proyectos ambientales podrán acceder a una fuente rápida de obtención de recursos para poder continuar con la protección de los bosques y recursos naturales, contribuyendo a la expedición de un mayor número de bonos de carbono”, agregó Estupiñán.

Este proyecto, iniciado en 2011 por la Fundación Natura, la Bolsa Mercantil y la Cámara de Comercio de Bogotá, con un apoyo especial del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) a través del BID, se empieza a materializar y podrá convertir a Colombia en una potencia de la región en los mecanismos de mitigación voluntaria de gases de efecto invernadero, a través de proyectos que generan créditos de carbono.

“Un bono de carbono representa una tonelada de CO2 equivalente, y el precio depende del proyecto donde se va a invertir, es decir, si son forestales, que además reportan beneficios ambientales y a comunidades, pueden tener precios en este momento entre $10.000 y $20.000, pero existen proyectos que impactan en comunidades indígenas y en donde cada bono puede costar aproximadamente $15.000 por tonelada de carbono. Además existen proyectos más sencillos de $5.000 por bono. En el exterior hay créditos de carbono provenientes de China e India que no tienen valores agregados y pueden costar un dólar”, puntualizó Roberto León Gómez, subdirector de desarrollo local de la Fundación Natura.

Para Mauricio Mira Pontón, director de Negocios Verdes y Sostenibles del Ministerio de Ambiente, el desafío del país “es crecer de manera más limpia sin afectar el medio ambiente, y por eso desde el Gobierno tenemos la meta para que a 2030 Colombia reduzca el 20% de las emisiones totales de carbono”.

Entretanto, el representante de la Fundación Natura manifestó que empresas como ISA, Isagén, EPM, Bancolombia y Corpbanca, entre otras, están interesadas en utilizar la plataforma para compensar su impacto ambiental. Por otra parte señaló que el mercado secundario en carbono sería el paso siguiente para consolidar este mecanismo y darle mayor profundidad transaccional para que las empresas puedan comprar por anticipado estas herramientas de reducción.

Recientemente, LAN Colombia realizó la compensación de 1.017 y 994 toneladas de CO2 correspondientes a las emisiones de su operación en tierra de los años 2013 y 2014 respectivamente. Para ello adquirió bonos de carbono en el proyecto de protección forestal REDD+ Chocó-Darién, el cual protege alrededor de 13.000 hectáreas de selva tropical.

El presidente de la BMC espera que, a futuro, la compra y la venta de bonos de carbono en el país generen ciertos beneficios tributarios que permitan a las empresas ahorrar dinero mientras protejan el medio ambiente, especialmente en materia de impuesto sobre la renta e impuestos a las ventas (IVA).

« Atrás
Mapa del sitio

Tel: (57 + 4) 322 13 48

© Inverbosques S.A. | Medellín, Colombia Diseño web (-:emótica)